Saltar al contenido

Gato Angora

Gato Angora

gato angora

Origen e Historia

El Gato angora (o Gato angora turco) es un gato de tamaño medio a alto. Como bien lo indica su nombre, dicho felino viene de Turquía. Angora es el antiguo nombre de la actual capital de Turquía, Ankara. Hace casi 50 años, casi todos los gatos de pelo largo se denominaban gatos de angora. Más tarde, el término “persa” prevaleció para los mismos gatos. Los gatos persas son conocidos en todas partes como un gato de pelo largo clásico.

Sin embargo, se han agregado varias razas de gatos más nuevas, como el Gato Bosque de Noruega, el Ragdoll o el Maine Coon.

Las pruebas genéticas han demostrado que los gatos de pelo largo y semi-largo se originan como una gran población de las vastas áreas de Rusia y los países del sur y oeste.

Aquí vuelven a entrar en juego el origen de los Angora y persas. El persa desplazo al gato angora, aunque solo respecto de su definición.

El gato angora viene a ser una variante del antiguo angora y/o persa, criado en Inglaterra en la década de 1970.

Supuestamente, se utilizaron dos gatos de angora blancos del zoológico de Ankara para este propósito. Al igual que el gato siberiano, que probablemente representa todavía de mejor forma la población original, el angora turco es un gato de pelo medio largo, pero a diferencia de sus hermanas de pelo largo, es mas pequeño y elegante.

En 1988, el angora turco fue reconocido por la Fédération Internationale Féline (FiFe) y se estableció un estándar vinculante, que inicialmente solo permitía el blanco como color de pelaje, aunque hoy en día permite una amplia gama de colores.

gato angora turco

Descripción

El gato Angora Turco es una raza de gato de tamaño mediano. Tiene un físico elegante y una forma delgada. Sus movimientos deberían, según el estándar, ser flexibles y fluidos. Aún debiendo ser musculoso, tiene que mostrar un buen físico sin pecho pronunciado.

Gatos macho de esta raza pesan alrededor de los 3-5 Kilos, las gatas en cambio suelen ser un poco más ligeras. Las patas deberían ser pequeñas. La cola tendría que ser larga y tupida, más ancha que el cuerpo. El pelaje de los angora turco es sedoso y medio largo.

No tiene un pelaje perfeccionado para sobrevivir calentito un invierno, como lo suelen tener sus razas hermanos como el bosque de Noruega. En cambio, la raza angora crea una especie de pantalones de pelaje en las patas traseras y en los hombros para el invierno.

Esta rareza solo se puede ver en especímenes maduros a partir del segundo año de vida. En verano, suele caerse dicho pelo otra vez.

Como ya se mencionó antes, al principio, el pelaje aprobado era el blanco. Sin embargo, dado que el blanco puro se basa en un defecto genético que puede asociarse con problemas de salud como la sordera, ceguera y trastornos del equilibrio, se dejó caer la restricción para permitir más colores.

Actitud

El angora turco es el gato doméstico ideal para quien quiera mantenerlo en un piso. Es poco exigente y frugal con respecto a sus condiciones de mantenimiento una vez separados de su madre, habiendo sido criado de forma saludable. Siempre están buscando una relación intima con sus amigos bípedos, les encanta estar en familia.

Para ser feliz, no le hace falta estar en libertad, aunque si le hace falta mucha compañía, por lo que si los dueños suelen estar fuera durante tiempos alargados, será recomendable pensar en la adopción de un gato, para que pueda estar en compañía mientras los dueños no están disponibles.

El gato angora tolera muy bien a los niños y a otros animales, sean estos gatos u otras mascotas domésticas.

Educación

El gato angora turco se deja educar bastante bien para ser un gato, esto está facilitado gracias a su inteligencia y su tranquilidad y sociabilidad.

Si proviene de un criador con una reputación buena, o sea que sepa cuidar de sus gatos, y éstos hayan aprendido a socializarse a temprana edad, será fácil adaptarle a las reglas y los hábitos de casa.

gato angora turco

Cuidado y salud

El pelaje del angora turco debe cepillarse regularmente.

Esto es especialmente necesario en tiempos de muda de pelaje.

A la mayoría de los gatos angora turcos les encanta que les peinen y con un poco de delicadeza y amor puedes convertir esta tarea en una rutina de cariños y mimos diarios, para entrelazar una buena amistad.

Enfermedades típicas de la raza de gato angora turco

La cría del gato angora turco puede sufrir una endogamia severa. Esto a menudo conduce a deficiencias inmunes, morbilidad y esperanza de vida acortada. Además, una serie de enfermedades hereditarias como la ataxia, donde se altera el movimiento de esta raza.

Algunos colores de pelaje pueden provocar problemas de salud. Los especímenes blancos de esta raza, especialmente las puras, pueden estar cargadas de enfermedades hereditarias, como la predisposición a la sordera, ceguera o trastornos del equilibrio.

Nutrición / Alimentación

El angora turco suele ser un gato sin problemas específicos respecto de la comida, lo que implica que normalmente comerá todo lo que cualquier gato coma.

Esperanza de vida

Un angora turco es un gato que puede llegar a los 15 años de vida, si no es explotado por fines recreativos y si no tiene una enfermedad genética por su pelaje.

gato angora turco

Comprar un gato angora

No es fácil encontrar un gato angora turco que sea sano. Por ello recomendamos visite al criador para hacerse una imagen del cuidado de los gatos y si parecen estar bien.

Obviamente antes de dar el paso para buscar esta raza de gato estableciendo contacto con criadores, pedimos que busquéis a ver si encontráis un gato angora turco en adopción.

Así no solo ayudáis a un gato para que tenga una segunda oportunidad, sino que también os ahorráis un dineral, dado que un gato angora turco suele costar alrededor de los 800 euros.

Adoptar un Gato