Saltar al contenido

¿Por qué mi gato duerme conmigo? ¿Que significa?

Toda persona que tiene la suerte de vivir con un gato sabe que uno de los mayores placeres que existe es echarse la siesta con él encima del vientre ronroneando.

Y es que no sé si ese ronroneo es una especie de hipnosis natural, pero por experiencia personal, duermo mucho mejor cuando el gato está en la cama. 

Está claro que nosotros disfrutamos muchísimo de las siestas en manada, y parece que ellos también, pues cada vez que nos tumbamos aparecen como por arte de magia. Entonces, ¿por qué mi gato duerme conmigo?

En realidad no existe una única respuesta, sino que hay varias razones por las que tu gato duerme contigo. Pero si tuviera que decir la principal, es que los gatos duermen con sus “dueños” por la sensación de seguridad que les proporciona. 

¿Por qué mi gato duerme conmigo? ¿Que significa?

Pero existen varias razones más para el hecho de que los gatos quieran dormir con sus dueños, y son todas muy interesantes. ¡Sigue leyendo para enterarte!

Razones por las cuales mi gato duerme conmigo

No todos los gatos son iguales ni se comportan de la misma manera, de hecho cada gato es único en sus gustos y preferencias y no se cortan ni un pelo en expresarlas. 

Por supuesto que hay gatos que prefieren dormir solos, ya sea porque a ello se han acostumbrado desde pequeños o porque no son capaces de desarrollar confianza en los seres humanos a raíz de una situación traumática, como por ejemplo el maltrato. 

Pero por lo general, podemos decir que los gatos buscan compañía a la hora de dormir la siesta o incluso durante el sueño nocturno, y este comportamiento en muchas ocasiones está muy arraigado a sus instintos más naturales. 

Cada gato es único en sus gustos y preferencias y no se cortan ni un pelo en expresarlas. 

Podemos pensar que el gato busca cobijo a nuestro lado porque nos quiere, y en realidad no es un pensamiento erróneo, pero no se queda ahí. 

¿Por qué mi gato duerme conmigo? ¿Que significa?

Búsqueda de seguridad y protección

Como he dicho antes, creo que la búsqueda de protección o seguridad podría declararse como la principal razón de que a los gatos les guste dormir con sus dueños. 

Este comportamiento no es único de los gatos, ya que por experiencia personal tengo comprobado que los perros también descansan mejor cuando tienen la oportunidad de dormir con alguien.

Además, los caninos buscan la cama con más ocupantes para dormir allí. 

Es mucho más frecuente ver como los perros eligen las camas de matrimonios o parejas como su lugar de descanso y yo creo que es un comportamiento muy arraigado a sus instintos. 

Los perros, en la naturaleza, al igual que los lobos, se mueven en manada. La manada proporciona seguridad, ya que durante la noche hay muchos miembros de ella en alerta ante posibles amenazas. 

Por esto, los perros prefieren dormir junto a más de una persona. 

Con los gatos ocurre lo mismo. Aunque el sentimiento de manada en los gatos no sea tan fuerte como en los perros, lo cierto es que son animales muy sociales, y en la naturaleza también sacan provecho a las ventajas de la compañía y se puede observar que tienden a dormir con otros gatos.

Es cierto que una gran parte del sueño de los gatos no es profundo, sino que practican lo que se llama “el dormitar”.

¿Por qué mi gato duerme conmigo? ¿Que significa?

Durante esta fase del sueño, los gatos no están completamente dormidos, pues se mantienen en alerta y con conscientes de aquello que pasa a su alrededor. De esta manera pueden reaccionar rápido ante cualquier amenaza. 

Si te echas una siesta con tu gato, podrás observar de que realmente entra en la fase de sueño profundo, y es que de alguna forma, está desplazando sobre tí la responsabilidad de estar alerta y protegerlo de todos lo males.

¡Si te quieres enterar de las fases de sueño de los gatos, te dejo este post que te explica también si los gatos sueñan!

Los gatos, por mucho que lleven años viviendo en casa, incluso aunque hayan nacido ahí, siguen conservando sus instintos de defensa y por lo tanto siguen siendo en su medida temerosos de cualquier imprevisto. 

Dormitar: Es un estado del gato en el que descansa estando consciente y pudiendo reaccionar ante todas los posibles peligros con rapidez

Por ello su sueño se configura de manera que puedan seguir en alerta y prefieren dormir con nosotros u otros animales.

El calor que desprendemos

Seguramente has observado alguna vez, ya sea en persona o en fotos en internet, que uno de los lugares favoritos de los gatos para dormir es encima de los ordenadores portátiles.

Si te has llegado a preguntar por qué, la respuesta es muy sencilla. A los gatos les gusta dormir encima del teclado de los portátiles porque éstos desprenden calor. 

Si te fijas bien, excepto en verano, los gatos tienden durante el resto del año a buscar cobijo en las zonas de la casa más cálidas.

Ya sea en radiadores, en la cocina, en su cómoda cama o tumbados recibiendo los agradables rayos de sol. 

Y es que los gatos detestan el frío hasta el punto de aprovechar el calor que has dejado en el sofá después de estar un buen rato sentado. 

También habrás podido observar que se quedan bastante tiempo holgazaneando en la cama después de que te hayas levantado, y es que ese calorcito residual les parece irresistible. 

Durante mi infancia, recuerdo que una gatita llamada Mícolo se colaba bajo las mantas de mi cama a dormir porque se nos había estropeado la calefacción de la casa, ¡y ella, muy princesa, quería también una cama acondicionada!

A los gatos les gusta dormir encima del teclado de los portátiles porque éstos desprenden calor. 

Los gatos tienen una temperatura corporal normal de 38 a 39 grados centígrados, por lo tanto notan más el frío que nosotros.

Nosotros tenemos una temperatura corporal entre los 35 a 36 grados, y aunque seamos más fríos que los gatos, seguimos siendo una fuente de calor a ojos de ellos. 

¿Por qué mi gato duerme conmigo? ¿Que significa?

Nuestro cuerpo desprende calor sobretodo por la noche, que creamos una especie de sauna bajo las mantas, por ello los gatos prefieren acompañarnos por la noche.

Ayer mismo, apareció la gata de una vecina en la terraza y hacía mucho frío. Su primer impulso fue colarse dentro de mi abrigo y empezar a ronronear.

Me hizo mucha gracia porque intentó salir por la manga, ¡pero al estar preñada se quedó atascada!

Los seres humanos somos cómodos

La verdad es que esta razón me hace bastante gracia, pero es real como la vida misma. Dependiendo de la cantidad de grasa corporal que tengamos acumulada, más cómodos seremos para nuestros gatos. 

No es ningún secreto el hecho de que a los gatos les gusta dormir en sitios blanditos, y el pecho femenino o una buena barriguita cervecera son el paraíso para un gato.

Y el que seamos blanditos, si lo conjugamos con ser calentitos, como he explicado antes, no hace más que mejorar la situación. Por ello los gatos suelen preferir estas zonas para acostarse. 

No es ningún secreto el hecho de que a los gatos les gusta dormir en sitios blanditos

Mis gatos siempre han tenido preferencia por dormir con mi abuela, y es que si a nosotros ya nos encantan los abrazos de la abuela por la sensación de seguridad, el calor y lo blandita que es, ¡cómo no le va a gustar al gato!

Instinto maternal y protector

En este post de aquí, ya os contaba el interesante mundo del instinto maternal en los gatos y por qué nos traen animales muertos a casa.

Pues muchas veces, la razón por la cual los gatos hacen la elección de dormir con nosotros, está estrechamente relacionada con ese instinto maternal residual que conservan las gatas, y que, cuando no hay crías, proyectan sobre nosotros. 

Te habrás fijado en que muchas veces las gatas, en mitad de la siesta contigo, te empiezan a lamer mientras ronronean, como si te estuvieran limpiando.

También dan pequeños mordisquitos y de alguna manera tienen un comportamiento muy similar, sino idéntico, a aquel que muestran durante las sesiones de dormir con sus crías. 

Sí, es posible que tu gata te haya adoptado. Ahora eres su hijo adoptivo y tienes que comportarte como tal, porque ella está muy feliz de proyectar sobre ti todos esos cariñitos y cositas de mamá. 

Muchas veces, la razón por la cual los gatos hacen la elección de dormir con nosotros, está estrechamente relacionada con ese instinto maternal residual que conservan las gatas, y que, cuando no hay crías, proyectan sobre nosotros. 

Pero por otra parte, los gatos en general, también desarrollan un instinto protector por aquellos integrantes de su familia. Por ello, seguro que has vivido la experiencia en la que tú no te encontrabas demasiado bien y enseguida ha venido tu gato a dormir contigo. 

En este contexto, tu gato está intentando protegerte y reconfortarte con su calor y cariño. Como hemos dicho antes, el ronroneo hipnótico es un relajante natural increíble.

Cuando los gatos ronronean, nos están también intentando transmitir su sensación de paz y sus emociones positivas, porque de alguna manera se preocupan por nosotros. 

¿No te parece precioso?

Nuestro olor les hace sentir bien

Esta cuestión puede parecer un poco simple, pero hay que entenderla desde el punto de vista de los gatos y otros animales de compañía. 

Los animales se comunican principalmente con el olor. El aroma es una fuente de información importantísima para ellos. 

De hecho, los gatos y los perros son capaces de averiguar el tipo de emociones que estamos sintiendo nosotros u otros animales de la casa a través de las feromonas que desprendemos. 

Para nosotros son indetectables, pero para ellos no. 

En relación a esta razón, puede haber dos explicaciones para que tu gato duerma contigo:

  • Tu aroma corporal establece el aroma de lo que él considera su hogar, por ello se siente más seguro y cómodo junto a la fuente principal de este olor, osea; tú. 
  • Ha detectado una anomalía en tus feromonas, por ejemplo, estás triste, y como he explicado en el apartado anterior, saca su instinto protector y te intenta reconfortar. 

No sé si alguna vez te habrás dado cuenta de que al cambiar de perfume, o echarse demasiado sobre el cuerpo, tu gato se pone un poquito receloso y expresa un poquito de decepción. 

¡Qué difícil es sacarlos de sus costumbres!

Los gatos nos quieren 

La última razón que voy a explicar puede parecer la más lógica, y es que aunque no tiene por qué ser la principal, también explica la mayoría de las veces que el gato elige dormir con nosotros. 

Como ya he explicado muchas veces a lo largo de este post, los gatos son animales que, al contrario de la creencia popular, son muy sociales y establecen relaciones muy estrechas con los humanos y los otros animales con los que conviven. 

Los gatos forman su propia familia y desarrollan sentimientos muy fuertes hacia los integrantes de la misma. 

Y aunque muchas veces pareciera que prefieren andar a lo suyo y ser muy independientes, lo cierto es que otras muchas necesitan la calidez y el cariño de aquellos con los que tienen confianza. 

Por si te lo estabas preguntando, sí, tu gato te quiere, y no poco. Lo que pasa es que muchas veces no lo expresa de la misma manera que nosotros. 

Por ello se sienten mucho más cómodos a la hora de dormir con su “dueño”. Cuando no estamos, nos extrañan, tal y como te cuento en este post. 

Si no tienes la posibilidad de pasar mucho tiempo en casa, lo más seguro es que al llegar por la puerta te reciba tu gato con ansias de acostarse a tu lado en el sofá o en la cama para compartir ese ratito contigo.

Los gatos son muy sociales y establecen relaciones muy estrechas con los humanos y los otros animales con los que conviven. 

Y es que no tiene más explicación que esa, tu gato quiere permanecer a tu lado porque te quiere y además quiere demostrártelo.

Así que no le rechaces cuando te expresa sus cariñitos, aprovecha ese momento porque es muy bueno para la salud y harás muy feliz a tu gatito. 

¡Ahora vamos a ver qué significa que tu gato duerma sobre las diferentes partes de tu cuerpo, seguro que alguna no lo sabías!

Significado según donde duerma

La verdad es que el significado de por qué tu gato duerme contigo varía en función de la zona del cuerpo a la que se acerque o sobre la que se posiciona. 

Mi gato duerme sobre mi cabeza

La verdad es que esta es una de las situaciones más cómicas que he vivido con mis gatos.

Esto me solía pasar cuando Mimo todavía era muy jovencita, y es que despertarte en mitad de la noche con la panza de un gato asfixiandote al principio da miedo, pero después no puedes evitar encontrarle la parte cómica al asunto. 

Yo creo que a Mimo le gustaba dormir sobre mi cara o cabeza porque cuando yo me acostaba se dedicaba a jugar con mi pelo, y al final, la parte calentita que más cerca tenía era mi cara, con calefacción integrada a través de mi aliento. 

Mi gata estaba la mar de cómoda ahí, espachurrándome contra la almohada. Ronroneaba como una loca y se enfadaba cuando la apartaba para poder respirar. 

A parte, se dedicaba a darme mordiscos en las cejas, nariz, labios y orejas. Vamos, que no quería dejarme dormir. 

Pero, ahora en serio, los gatos suelen tener predilección por dormir junto o sobre nuestra cabeza porque es la parte más caliente y accesible de nuestro cuerpo mientras dormimos. 

Además, no solemos mover mucho la cabeza por la noche, y los gatos son muy observadores, así que como no quieren llevarse una patada (si somos inquietos al dormir) se colocaran en la zona que ellos consideren más segura y menos alteradora de su importantísimo sueño. 

Otra razón es el olor de tu pelo. Como he dicho antes, el aroma de nuestro cuerpo es muy importante para nuestros gatos porque significa hogar.

Hay gatos que tienes predilección por el olor de tu pelo, por lo que eligirá esta zona para sentirse más a gusto. 

Mi gato me pone el culo en la cara al dormir

Aunque es una situación de lo más incómoda y nada recomendable a efectos prácticos de la salud, si tu gato te pone el culo en la cara a la hora de dormir algo estás haciendo bien. 

Los gatos nunca le dan la espalda a un animal o persona en la que no confían. 

Así que, querido amigo, me compadezco de tí, pero siéntete orgulloso.

Una de las experiencias más desagradables que he vivido, fue en relación a este tema, y es que las gatas en celo suelen ser proclives a acercar su órgano reproductor durante esta fase a nosotros. 

¡Si te estás planteando el esterilizar a tu gata, tienes que leerte este artículo!

Como he dicho antes, este tipo de acercamientos pueden resultar contraindicados para mantener nuestra salud en orden, así que si el gato no cesa en su comportamiento de poner su trasero en tu cara, deberías no permitirle dormir contigo. 

Mi gato duerme sobre mi cuello

Mimo vuelve a ser la protagonista de este apartado. Esta gatita también tenía predilección por dormir sobre mi cuello, y muchas veces me levantaba en mitad de la noche casi sin poder respirar. 

El colmo fue ya el día que me despierta con una dentellada en la yugular. Por suerte, no me atravesó la piel lo suficiente como para desangrarme, pero el susto fue gordo y desde aquellas me cubro el cuello para dormir. 

Obviamente mi gata no estaba intentando hacerme daño, fue un mordisquito cariñoso sin mala fe, pero en el lugar equivocado. 

Tu gato duerme sobre tu cuello o al lado de este por tus feromonas, porque ahí se acumula muy bien tu olor y está bastante calentito. 

También me gusta pensar que en esa zona se nota muy bien las palpitaciones del corazón y eso les relaja. 

Mi gato duerme sobre mi barriga

Como he dicho antes, los seres humanos podemos llegar a ser muy cómodos para los gatos, y es que si tienes una barriguita hermosota se convierte en una cama espectacular para tu gato.

La barriga es una de las zonas más blandas de nuestro cuerpo, y es bien sabido que los gatos son muy exigentes y quieren las mejores camas. 

Además, la barriga también desprende bastante calor, por ello tu gato se siente en el cielo. 

Mi gato duerme sobre mi pecho

Los gatos también suelen tender a elegir el pecho humano para dormir. Pero su lugar favorito es el pecho femenino generoso.

Si eres un hombre o una mujer sin mucho pecho, lo más seguro es que tu gato haya elegido esa zona por el calor y por las palpitaciones de tu corazón, que le proporcionan una sensación de seguridad muy placentera. 

Sin embargo, si eres una mujer con busto, que sepas que tu gato adora esta zona porque se siente en el paraíso.

Es un lugar blandito, impregnado de tu olor, calentito y aún por encima tiene un *pum, pum* hipnótico que le ayuda a dormir.

Si tu gato elige esta zona, no tiene ningún tipo de intención perversa, si no que se siente como un bebé en la gloria. 

Ten cuidado, si el gato se siente demasiado a gusto podría empezar a masajear la zona y las uñas pueden hacerte daño, así que mantente en alerta. 

Mi gato duerme a mis pies

En general, mis gatos no suelen dormir a mis pies porque los tengo siempre más fríos que el hielo. De ellos siempre se encarga mi perro, que me los calienta sin pedirme nada a cambio. 

Los gatos buscan el calor, por eso evitan mis pies fríos, pero si tu eres una persona con la bendita suerte de tener los pies siempre cálidos, que sepas que para tu gato es una buena elección. 

Durmiendo a tus pies calientes, los gatos más independientes, aprovechan la fuente de calor, te muestran cariño y además tienen la sensación de más libertad al estar bastante lejos de tus brazos. 

Hay muchos gatos que evitan el dormir a tus pies porque:

  • Tienes los pies fríos, como yo.
  • Mientras duermes das patadas, y ya se habrán llevado alguna que otra.

Así que si tu gato duerme a tus pies, que sepas que refleja mucho sobre tu descanso. Eres tranquilo mientras duermes y además calentito como un oso. 

Mi gato duerme sobre mis piernas o en la entrepierna

Otra de las zonas favoritas de descanso para tu gato es sobre tus piernas. Igual que en todos los casos los gatos buscan la fuente de calor más placentera, y lo siento mucho amigo, tu gato no está durmiendo sobre tus piernas, sino que se ha acomodado lo más cerca que le permites de tu área genital.

En los seres humanos, esta es una zona que desprende mucho calor constantemente, y tu gato lo nota. 

A él, mientras de calorcito, le da igual. 

No te sientas incómodo cuando al sentarte tu gato se posa en tus piernas o al dormir se posiciona cerca de la zona, es de lo más inofensivo. 

Precauciones a la hora de dormir con gatos

Aunque sea una de las experiencias más relajantes de las que puedes disfrutar al tener un gato, es cierto de que existen ciertos riesgos y desventajas en el sueño. 

Dormir con un gato bebé

La verdad es que no recomiendo dormir con un gato bebé hasta que sea lo suficientemente grande y rápido, y la razón es que mientras dormimos podemos no ser conscientes de todos nuestros movimientos y de dónde está el gatito. 

Por ello, lo mejor que puedes hacer es que durante los 3 o 4 primeros meses de vida, acostumbrar al gato a que duerma en su camita sólo o con otros gatos.

Es importante evitar que el gato quede atrapado bajo nuestro cuerpo o impedirle la respiración mientras dormimos. 

Un disgusto de esos es muy difícil de superar, y aunque el gatito nos busque por la noche o sea muy adorable dormir con él, creo que vale la pena esperar un poco. 

Durante las siestas no debería haber ningún problema, ya que el sueño no es tan largo y podemos controlar la situación mejor, pero por la noche el gatito bebé tiene que ir a su cuna. 

El gato no te deja dormir

No es ningún secreto que los gatos son animales de vida nocturna y sus ciclos de sueño no tienen por qué adaptarse a los nuestros. 

Muchas veces, Mimo, al igual que el resto de gatos, me han despertado en mitad de la noche saltando sobre mí y por toda la habitación. 

Así que, o el gato se acostumbra a tus rutinas del sueño, o no te va a dejar dormir. Y puede que los primeros días no parezca un problema, pero la privación del sueño prolongada puede tener repercusiones graves en la salud.

Por ello te recomiendo, o que hagas lo posible para que tu gato se adapte o , sin sentirte mal, respetes tus horas de sueño apartando a los gatos en su propio espacio. 

Enfermedades de los gatos

Es absolutamente necesario que si vas a mantener distancias tan cortas con tu gato, y aún cuando no por su propio bien, éste esté revisado por un veterinario y con todas sus vacunas en regla. 

Durante la noche, el gato se va a acercar a nuestra cara y esta cercanía puede suponer una transmisión de una enfermedad nada agradable. 

Si tu gato todavía no ha tenido la oportunidad de pasar por el veterinario, sencillamente no duermas con él, ya llegará el momento de hacerlo. 

Los parásitos que nos pueden contagiar o enfermedades como la toxoplasmosis, no son ninguna tontería. 

Te dejo este post donde te explico qué enfermedades se pueden pasar de gatos a humanos.

Alergia a los gatos

Si eres alérgico a los gatos, dormir con ellos se puede llegar a convertir en una auténtica tortura, y te lo digo por experiencia propia. 

Erupciones en la piel, nariz taponada, ojos hinchados y llororos…

A mí por suerte no me ha tocado una alergia “mortal” con ellos, así que con ayuda de antialérgicos y acostumbrando mi cuerpo a la presencia de los gatos, a día de hoy puedo sobrevivir al dormir con ellos.

De todas formas, te dejo este post para que sepas que gatos no dan alergia. 

Conclusión

Dormir con gatos puede ser una experiencia única y que nos ayuda a conciliar el sueño y dormir mejor, pero al mismo tiempo puede darse la situación contraria, en el que la noche se convierte en el infierno y no nos dejan dormir. 

¿Tú que prefieres, dormir con el gato o sin él?

Estas leyendo: ¿Por qué mi gato duerme conmigo? ¿Que significa?