Saltar al contenido

¿Por que a los gatos les gusta jugar con lana? Las Precauciones

Todos los que tenemos bolas de lana en casa hemos podido presenciar como nuestro gato empieza a volverse loco con la bola. 

Pero por que les gusta jugar con la lana? y que tenemos que tener en cuenta si dejeamos jugar a nuestros gatos con las bolas de lana?

¿Por que a los gatos les gusta jugar con lana? Las Precauciones

Es una monada ver con que pasión empieza a revolcarse, correr detrás de la pelota o mordisquear.

Después de todos los juguetes que hemos comprado para el gato, este prefiere jugar con una pelota que no estaba inicialmente pensado para él, pero por qué?

La respuesta sencilla a la pregunta de por qué a los gatos les encanta jugar con lana es que la lana es bastante ligera, suave y encima si los gatos la empujan con una pata sale rodando. Es una herramienta ideal para perfeccionar sus instintos de caza, dado que en cuanto empiece a rodar la bola de lana, intentan atraparla.

En la vida real la bola de lana representaría un ratón que está intentando escapar de las fauces del gato. Una vez atrapan un ratón en la vida real, también en esos casos empiezan a jugar con la presa (si quereis mas información pasaros por el link en el que explico esa curiosidad).

Una vez que el gato ha atrapado a la bola de lana, puede ser que en vez de volver a empujarlo y correr detrás de él, simplemente empiece a agarrarlo y mordisquear, mientras tira de las telas para deshacerlo, Esta conducta también se puede ver cuando un gato tiene una presa en sus garras.

Pero nosotros como dueños tenemos la responsabilidad de cuidar de nuestras mascotas, por lo que es importante informarse acerca de si es recomendable o no dejar a los gatos jugar con la lana, y si lo hacen, a que tenemos que prestarle especial atención.

Las bolas de lana como juguete

Mucha gente recomienda que le demos a nuestros gatos bolas de lana para que jueguen y perfeccionen su instinto de caza, pero uno de los principales riesgos que tenemos que prevenir es que se empiece a deshacer la bola de lana desenredando.

¿Por que a los gatos les gusta jugar con lana? Las Precauciones

Por ello es recomendable tomar las medidas necesarias para que la bola no pueda deshacerse, dado que el gato puede tropezar por no tener en cuenta los hilos sueltos y hacerse mucho daño.

Una posibilidad sería la de comprar una bola de lana hecha especialmente para nuestros gatos, (lo que implica que no se deshacen con facilidad al igual que reduce el riesgo de que se trague trozos de lana)  la cual podemos encontrar en tiendas que ofrecen accesorios para mascotas.

Aunque también tengo que advertir, por experiencia propia, que este juguete no aguanta a todos los gatos, el mio por ejemplo jugaba de una forma muy agresiva con la lana y acabó destrozando, por lo que la eficacia depende del gato.

¿Puede una bola de lana llegar a ser peligrosa?

Lamentablemente tengo que decir que si puede llegar a ser peligroso. Hay muchas cosas que pueden pasar si dejamos que nuestro gato juegue con una bola de lana no adaptada para el.

Antes de contarte los posibles acontecimientos que pueden ocurrir quiero dejar una recomendación: Si queremos que nuestros gatos jueguen con bolas de lana no especializados para ellos, lo ideal sería dejarles jugar con las bolas solo cuando nosotros estamos presentes.

¿Por que a los gatos les gusta jugar con lana? Las Precauciones

Así podemos observar lo que nuestro gato está haciendo e intervenir cuando veamos un riesgo, para poder evitar posibles accidentes. 

Además, nuestro gato estará feliz de que pasemos un rato jugando con el.

Accidentes de tropiezo

Las bolas de lana, como bien sabemos no son más que muchos metros de hilo enrollados en bobina formando una pelota. 

Si esta bola se empieza a deshacer, empezará a haber cada vez más metros de hilo por el suelo y, dado que nuestro gato estará muy centrado en la bola, no se fijara demasiado en el hilo del suelo, por lo que pueden pasar las siguientes situaciones:

  • Que nuestro gato tropiece con el hilo: Si nuestro gato tropieza con el hilo puede hacerse mucho daño, pudiendo llegar a una fractura de un hueso. 
  • Se enreda el hilo en una extremidad del gato: Lo que puede causar que se apriete de tal forma que deje de circular la sangre por esta extremidad, lo que puede causar daños terribles.
    • Que se le envuelva el hilo por el cuello, con lo que se puede llegar a estrangular

Por ello recomiendo que si vemos que se ha empezado a deshacer la bola de lana, la retiremos inmediatamente para volver a colocar el hilo que se ha deshecho y hacer un nudo aún más fuerte o, tal vez darle otra bobina de lana. 

Te recomiendo que te pases a ver mi reciente articulo acerca de que pueden beber los gatos, en el que destapo los mitos existentes al respecto!

El gato se traga la lana

También puede ocurrir que nuestro gato se trague un trozo de lana al mordisquear la pieza. Muchos creen que no pasa nada si nuestro gato se ha tragado un trozo de lana, pero puede ser muy peligroso.

¿Qué hacer si mi gato se ha tragado un trozo de lana?

Un trozo de lana tragado puede ser especialmente peligroso para un gato, dado que pueden pasar las siguientes cosas:

El gato se atraganta: Si nuestro gato se atraganta con un trozo de lana tenemos que reaccionar rápidamente, contactando lo antes posible a nuestro veterinario para saber que tenemos que hacer.

El trozo de lana se queda atascado en alguna parte del tracto digestivo: Otro riesgo muy grande es que el trozo de lana se quede atascado en alguna parte del tracto digestivo. 

El sitio más común en el que se atasca un hilo de lana es en la salida del estómago. Esta situación es especialmente peligrosa.

Una parte del hilo se queda atascada en la salida del estómago, mientras el resto del hilo sigue por el intestino.

El intestino sigue haciendo sus movimientos naturales para poder conseguir que el hilo pase por todo el intestino, pero dado que una parte del hilo se quedó atascado en la salida del estómago llega un momento en el que no sigue avanzando.

Lo que puede produce que el intestino empiece a enroscarse en el hilo.

Esto es muy peligroso para nuestro gato, por ello, si vemos que nuestro gato se ha tragado un trozo del hilo de la lana, es recomendable acudir inmediatamente a un veterinario.

El veterinario hara un chequeo y tomara las medidas que vea oportunas para que el gato no corra riesgos.

No siempre que un gato se trague un hilo se quedara atascado en alguna parte del tracto, pero por razón de precaución es más que recomendable acudir a un especialista si vemos que nuestro gato ha tragado un trozo.

Conclusión

Las bolas o bobinas de lana son juguetes muy buenos para nuestros gatos, dado que simulan muy bien la caza de una presa en la naturaleza.

Pero es importante solo dejar jugar a los gatos con las bolas de lana cuando estemos presentes y podamos observar el juego, así conseguiremos evitar problemas o reaccionar cuando haya pasado algo.

Si no queremos estar pendientes siempre que nuestros gatos jueguen con una bola de lana, la solución óptima sería comprar una bola de lana especializada para gatos que deberíamos poder encontrar en cualquier tienda especializada para mascotas.

Estas leyendo: ¿Por que a los gatos les gusta jugar con lana? Las Precauciones

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad