Saltar al contenido

¿Realmente los gatos pueden tener el carácter de sus dueños?

Muchas veces hemos escuchado a familiares o conocidos decir cosas como “las mascotas copian el carácter de sus dueños” sobre todo refiriéndose a conductas de éstos como las de dormir mucho, comer mucho, etc. 

Yo por lo menos tuve que escucharlo mucho porque mi gato dormía casi todo el día, (lo que al final resulta ser normal).

¿Pero es cierto que los gatos tienen el carácter de sus dueños? La Universidad de Lincoln y la Universidad de Nottingham han realizado investigaciones sobre el temperamento de las mascotas y las de sus dueños y los resultados son impresionantes. Según el estudio, la conducta humana se transmite a las mascotas de una manera similar a la de las relaciones paterno-filiales.

¿Qué significa esto realmente? ¿Pasa con todos los animales siempre? ¿Y cómo funciona? Todo esto te lo explicaré a continuación.

Por cierto, el artículo del que hago mención lo podéis encontrar en este link.

El cambio del carácter de los gatos

Aunque mi investigación primaria va dirigida hacia los gatos respecto de este tema, puedo mencionar que, aunque no todo, mucho se pueda aplicar también a otras mascotas, como por ejemplo, los perros que, hasta cierto punto, también cambian su carácter y se van pareciendo más a sus dueños.

Cuando un gato es adoptado, normalmente, al principio, siente miedo. Nuestra nueva mascota suele estar asustada y tiene que analizar bien la situación en la que está. 

Cuanta más edad tenga el gato, más va a padecer el miedo y estrés al principio.

Esto no es algo extraño, sino completamente normal, dado que los gatos son animales muy rutinarios y cuando le sacamos de su zona de confort, el gato no se sentirá bien. 

Una vez haya analizado todo el nuevo hogar y empiece a ver que no le va a pasar nada, podremos empezar a tener más contacto con nuestra nueva mascota, para crear un nuevo vínculo y amistad.

El gato, a medida que vaya pasando el tiempo, empezará a tener más y más confianza en nosotros, hasta el punto que nos acepta como parte de su familia. 

Los gatos son animales muy rutinarios y cuando le sacamos de su zona de confort, el gato no se sentirá bien. 

Ese será el momento en el que nuestro gato empezará a traernos sus presas, buscará cercanía nuestra sin parar, se pondrá celoso / celosa cuando no le prestemos atención, etc.

El comienzo del cambio del carácter de algunos gatos

Pero también será el momento en el que nuestra mascota nos empiece a ver de una forma diferente. 

Voy a explicarlo. Los gatos, cuando son pequeños, gracias a su increíble intuición, saben exactamente qué tienen que aprender lo que les enseña su madre.

La madre empezará a limpiarlos constantemente, sobretodo al comienzo de su vida, les proporciona comida, calor, etc.

Gracias a estas conductas de la madre, los gatos aprenden a que tienen que lamerse, buscar comida, y muchas otras cosas mas que les ayudará a poder sobrevivir sin su madre.

Cuando nosotros cuidamos de nuestro gato, no hacemos algo tan distinto de lo que hacía la gata madre con sus crías. Le proporcionamos comida, sitios cómodos y calientes, juegos continuos que nuestras mascotas aprovechan para perfeccionar su instinto cazador, y sobretodo, mucho cariño.

Gracias a estas conductas nuestras que se parecen a la de las madres de nuestros gatos, éstos empiezan, por instinto, a copiar ciertas conductas nuestras, con lo que empezamos a ver ciertas similitudes entre nuestras mascotas y nosotros.

¿Que pasa cuando hay varias personas en una casa?

Cuando son varias las personas que conviven en un hogar con un gato, la situación no difiere. 

Si los gatos empiezan a acostumbrarse a su nuevo hogar, acomodándose, elegirán a una de las personas que conviven en dicho hogar con ellos y establecerán una relación muy profunda con la persona escogida.

Cuando son varias las personas que conviven en un hogar con un gato, la situación no difiere. 

Cuidado, esto no implica que el gato no haga ni caso a los demás (aunque dependiendo como los demás traten al gato puede ocurrir), sino que también tendrán un vínculo con cada uno de los que conviven en la casa, solo que de menor peso que el que tiene con su persona elegida.

No necesariamente el gato va a elegir a la persona que le proporcione la comida, sino que hay varios factores que influyen en la decisión del gato.

Tiempo con el gato

En primer lugar depende del tiempo que la persona esté alrededor del gato. Obviamente, cuanto más tiempo un gato esté expuesto a una persona en concreto, más se acostumbra a esa persona y consecuentemente más probabilidad existe de que se establezca un vínculo.

Aunque si no tratamos demasiado bien al gato, da igual cuanto tiempo pasemos con ellos, dado que no le vamos a caer demasiado bien nunca. 

No nos olvidemos de que los gatos tienen una memoria emocional muy buena, en base a la cual, si tratamos mal al gato, lo recordará por mucho tiempo.

Si no tratamos demasiado bien al gato, da igual cuanto tiempo pasemos con ellos, no les caeremos bien nunca.

Si te interesa leer más acerca de la memoria emocional de los gatos, te recomiendo que te pases por éste artículo, en el que te lo explico más en detalle.

Cómo actuamos con el gato

No solo la cantidad de tiempo que pasamos con nuestro gato es importante, sino que sobretodo que hacemos en ese tiempo con ellos.

Si simplemente ignoramos a nuestras mascotas, porque queremos trabajar, estudiar, ver la televisión o jugar, da igual qué cantidad del tiempo día a día pasemos con ellos, porque simplemente no le damos ningún valor añadido a nuestro felino.

Pero si en cambio, en vez de pasar el tiempo sin hacer nada con nuestra mascota, empezamos a jugar con ella, con cualquier juguete que podamos tener, la cosa cambia mucho.

Cuando jugamos con nuestros gatos no solo le estamos dando un buen rato, sino que también estamos ayudando a que perfeccione sus instintos, lo que hace que nos comportemos como se comportaba su madre con el / ella cuando era joven.

Aquí he escrito mucho acerca de por qué a los gatos les gusta jugar tanto, pasate, encontrarás información que no habrás sabido antes!

Aunque si realmente queremos ver la televisión, porque queramos ver las noticias, o simplemente en el programa de la televisión de hoy podéis ver vuestra película favorita, por lo menos acariciar a vuestro gato.

Si acariciamos a nuestro gato no solo le estamos dando la sensación de que está seguro con nosotros, sino que también, hasta cierto punto, se parece a la limpieza que un gato recibe de otro.

Esto ayudará mucho a que tu mascota empiece a quererte más y que pueda llegar a copiar ciertas conductas tuyas.

Proporcionar necesidades básicas

Como último hay que mencionar que los gatos también se fijan en las personas que se ocupan de proporcionarles las comidas o limpiarles el arenero. Suena extraño, pero es así.

 Pero solo proporcionarle comida o limpiar el arenero, sin pasar tiempo con el gatito, jugando con el, acariciandole, o durmiendo con el, no va a ayudar en nada para convertir vuestra relación en una amistad increíble, en el que el gato empiece a copiar el carácter tuyo.

¿Pero, todos los gatos copian el carácter de sus dueños?

No, no todos los gatos copian el carácter de sus dueños. Como bien dicen: “La excepción confirma la regla”.

Habrá gatos que, da igual cuanto os queráis, jamás van a copiar ningún tipo de conducta tuya.

Esto puede deberse a múltiples factores, pero mi opinión es que, dado que vivir en un piso no es el hábitat natural de un gato, a veces, algunos de ellos tienen sus instintos atrofiados por completo, no saben ni cazar una mosca.


Y hay que mencionar que obviamente no es culpa de nuestra mascota, sino más bien es algo normal teniendo en cuenta que no están en su hábitat natural. No les hace falta su instinto.

Estas leyendo: ¿Realmente los gatos pueden tener el carácter de sus dueños?