Saltar al contenido

¿Los gatos realmente tienen jerarquía?¿Cómo funciona?

Mucha gente piensa que los gatos se creen nuestros dueños. Pero realmente piensan eso? Como funciona la jerarquía u organización de una manada de gatos realmente? Aquí te lo explico todo!

A pesar de la creencia popular de que los gatos son animales solitarios, lo cierto es que está demostrado que los gatos tienden a juntarse en colonias y a establecer una organizada jerarquía entre ellos. Suele componerse mayoritariamente de hembras y cachorros en lo que llamamos de forma popular “un matriarcado”. 

Pero lo curioso sobre el tema es que los gatos no consideran importante a los miembros del grupo como tal, sino al territorio. ¡Sigue leyendo para enterarte de todo!

El orden de los gatos

Las colonias de gatos suelen estar compuestas en su gran mayoría por hembras y sus cachorros. Estos cachorros cuando crecen pueden, uno, quedarse en la colonia, y dos, alejarse en solitario o formar la suya propia. 

Por lo general las hembras suelen permanecer en la colonia gatuna, mientras que los machos, impulsados por sus instintos reproductivos, tienden a alejarse de la misma.

Es por ello, por la constante variación de los miembros de la colonia, que para los gatos, lo más importante del grupo es el territorio que defienden en sí. 

Además, el sistema de jerarquía de estos felinos es muy diferente al que puede existir entre los perros o los lobos, en los que un único líder permanece hasta que es derrocado por otro y el resto de los miembros de la manada tienen un papel fijo dentro de ella. 

Por lo general las hembras suelen permanecer en la colonia gatuna, mientras que los machos, impulsados por sus instintos reproductivos, tienden a alejarse de la misma.

En el caso de los gatos, en las colonias, la posición de un miembro puede cambiar en cuestión de horas. No está definida, sino que depende de las circunstancias del momento. 

En las colonias matriarcales se puede observar perfectamente la relación que se establece entre las hembras. Asisten al parto, amamantando a crías ajenas y defendiendo el territorio de intrusos que amenazan contra la seguridad del grupo. 

Generalmente los grupos matriarcales se suelen organizar en una jerarquía piramidal, siendo la punta de ésta las gatas que han pasado por más partos. Las gatas con menos partos y las crías forman la base de la pirámide. 

En caso de que se trate de una colonia con machos presentes, aquel dominante será el más fuerte.

La jerarquia de los gatos con los humanos

La relación existente entre un gato y un humano es muy diferente a la que podemos tener con un perro. 

Mientras que el perro tiende a ver a su “dueño” como el jefe de la manada, el gato se niega a aceptar ese tipo de jerarquía, aunque sí es cierto que a pesar de que nos hagan mucha gracia los memes en los que se refleja cómo el gato se cree nuestro dueño y señor, tampoco llega a ese punto la cuestión. 

Te quiero dejar aquí un articulo que he escrito hace poco en el que saco mis conclusiones acerca del incesto en los gatos. Te vas a quedar impresionado.

En casa, los gatos sí tienen un sentimiento de pertenencia a una “manada”, pero esta se define en base al territorio, es decir, la casa. 

Generalmente los grupos matriarcales se suelen organizar en una jerarquía piramidal, siendo la punta de ésta las gatas que han pasado por más partos. Las gatas con menos partos y las crías forman la base de la pirámide. 

Para tu perro, la manada está donde estén los miembros integrantes de la misma, para el gato, la seguridad que le aporta el pertenecer al grupo sólo la consigue mientras se mantenga en el territorio.

Es por ello que los gatos sufren de mucho estrés cuando nos cambiamos de residencia o nos desplazamos de vivienda durante las vacaciones, de hecho, el gato estando solo en casa mientras nosotros nos vamos a la playa se encuentra mucho mejor. 

Los gatos asocian la seguridad del grupo al territorio que defienden. 

Por otro lado, según afirma esta investigación de National Geographic , los perros y los gatos no nos entienden de la misma forma. 

En casa, los gatos sí tienen un sentimiento de pertenencia a una “manada”, pero esta se define en base al territorio, es decir, la casa. 

Los perros nos perciben como algo diferente a ellos y adaptan su conducta social a nosotros, es decir, no juegan de la misma manera con un humano que con otro perro y “adaptan” su idioma. 

Al contrario, según esta investigación, los gatos no dan muestras de adaptar su comportamiento social con nosotros, se comportan con nosotros de una manera idéntica a la que emplean con otros gatos. 

Aunque ello no demuestra que para los gatos seamos una especie de gatos enormes y tontos, por muy gracioso que fuera. 

Los gatos y los perros

Como ya he explicado un poco más arriba, el funcionamiento y la organización de la jerarquía en los gatos varia de la de los perros.

La jerarquia de los perros

La organización de un grupo jerarquico en los perros se define por el perro alfa, osea, el supuestamente más fuerte de la manada.

Es el perro alfa quien toma las decisiones y, lo importante dentro de la manada.

El perro alfa será el jefe del grupo hasta que sea derrocado por otro miembro de la manada.

Mientras tanto, todo girará entorno a lo que éste jefe opine conveniente para el grupo.

La conducta jerarquica de la manada en los perros es muy parecida a la de los lobos, quienes tienen un funcionamiento organizatorio muy parecido.

El perro alfa será el jefe del grupo hasta que sea derrocado por otro miembro de la manada.

Una gran diferencia en las manadas de perros con respecto a la de los gatos es que en las manadas perrunas encontraremos tambien a muchos machos.

Como explicaré ahora y ya he mencionado un poco antes, en los grupos de gatos, no es muy común ver un macho en las manadas.

La jerarquia de los gatos

La jerarquía de los gatos es muy diferente, ya que no se basa en el “jefe” o “animal alfa”, sino que simple y llanamente en la defensa del territorio en el que están.

Como ya he explicado en muchas ocasiones, los gatos son animales muy territoriales y es la razón por la cual vemos muchas conductas gatunas bastante interesantes y a la vez molestas, como por ejemplo hacer piss fuera del arenero.

Esto implica que no hay un jefe como tál, más bien es un grupo de gatos que se unen para obtener un mismo fin.

Aunque hay que mencionar que los gatos que han pasado por más partos serán quienes tengan más que decir que aquellos que han pasado por menos partos.

Uno de los datos que más me ha fascinado a la hora de informarme acerca de éste tema ha sido que las manadas de gatos estan mayoritariamente compuestos por las hembras con sus crias.

Por cierto, aquí te explico porque los gatos machos tienen un instinto de reproducción tán desarollado y como funciona este instinto!

La razon de ser es muy logica, pero interesante, y es que los machos, una vez se hayan convertido en adultos, suelen abandonar la manada en la primera etapa de celo desde que son adultos, para poder buscar una hembra y procrearse.

Uno de los datos que más me ha fascinado a la hora de informarme acerca de éste tema ha sido que las manadas de gatos estan mayoritariamente compuestos por las hembras con sus crias.

Esto implica, como bien he mencionado anteriormente que la manada gatuna es una manada matriarcal, en el que, aunque no sea “prohibido” para los gatos machos unirse, no es muy frecuente dado su impulso tan fuerte de procreación.

Conclusión

La razon por la cual me ha sido tan importante hablar sobre este tema es que quiero hacer entender a todos quienes no han podido disfrutar hasta el momento de un gato, que éstos animales son muy sociables.

El hecho de que en su vida salvaje funcionen y se organicen en manadas es prueba fehaciente de que estos animales son muchísimo más sociables de lo que nos quieren hacer creer.

Lamentablemente la sociedad les ha puesto un sello a los gatos haciendo entender a los que desconocen toda la información acerca del mundo gatuno, que dichos animales son antisociales.

El hecho de que en su vida salvaje funcionen y se organicen en manadas es prueba fehaciente de que estos animales son muchísimo más sociables de lo que nos quieren hacer creer.