Saltar al contenido

La razón por la cual no pueden existir gatos con Síndrome de Down

Gracias a la era del internet se van creando diariamente rumores, uno de ellos relacionado con el síndrome de down de los gatos. Muchas historias conmovedoras de gatos que padecen malformaciones causadas genéticamente, parecen confirmar el rumor de dicha “enfermedad” en los gatos. sin embargo, es imposible que nazcan gatos con síndrome de down: trataré de explicaros lo que hallé buscando información al respecto.

Si bien los gatos pueden mostrar algunos síntomas típicos de las personas con síndrome de down, no pueden tener esta anormalidad genética. esto se debe a que su estructura genética es diferente de la de los humanos.

Que es el síndrome de down?

Gato con síntomas de Síndrome de Down

el síndrome de down también se conoce como “trisomía 21”. los humanos tenemos generalmente 64 cromosomas que transportan el genoma. Los cromosomas generalmente están dispuestos en pares, por lo que hay 23 pares de cromosomas. La mitad del par de cromosomas es heredada por el padre, la otra mitad por la madre. A veces puede suceder que un cromosoma no solo sea doble, sino triple: esta anormalidad se denomina “trisomía”. Si esto sucede en el par 21 de cromosomas, hablamos de la anormalidad “trisomía 21” o de forma coloquial, Síndrome de Down.

La anomalía genética puede manifestarse de diferentes maneras en los afectados y conducir a restricciones físicas y mentales más o menos severas. aún así, hay algunos síntomas que la mayoría de las personas con Síndrome de Down tienen en común, que incluyen:

  • tamaño corporal por debajo de la media
  • cráneo pequeño y redondeado
  • parte posterior de la cabeza aplanada
  • ojos bien separados
  • ojos oblicuos
  • orejas pequeñas
  • lengua grande

Las limitaciones físicas comunes incluyen:

  • Debilidad muscular
  • mala vista
  • pérdida de audición
  • susceptibilidad a las infecciones
  • cardiopatía congénita

además, a menudo hay retrasos en el desarrollo y un bajo coeficiente intelectual, así como dificultades de aprendizaje, aunque también existen personas con Síndrome de Down que son inteligentes.

El síndrome de down es genéticamente imposible en los gatos. a diferencia de los humanos, los gatos solo tienen 19 pares de cromosomas. por lo tanto, no pueden formar la trisomía 21 y es genéticamente imposible que nazca un gato con Síndrome de Down. Sin embargo, lo que sucede es una trisomía en el cromosoma sexual en los gatos. por lo general, los seres con dos cromosomas X son femeninos, los que tienen un cromosoma X y uno Y son masculinos.

De vez en cuando, la descendencia obtiene dos cromosomas X y un cromosoma Y por casualidad. en los gatos, esto se expresa por el hecho de que el animal tiene las características biológicas externas de un macho, pero es estéril.

Síntomas del síndrome de Down en gatos y sus causas

Si bien los gatos no pueden padecer Síndrome de Down, pueden mostrar uno que otro síntoma típico de las personas con trisomía 21. El gatito Otto, que circulaba por internet como un gato con síndrome de Down hace unos años, tiene los ojos muy separados. El tigre blanco kenny, quien murió en 2008 y se decía que tenia síndrome de Down, sufre de dientes mal alineados y un cráneo redondo. Gatos famosos como Grumpy Cat, Lil Bub o Monty también tienen características ópticas que recuerdan a los síntomas del síndrome de Down en humanos.

Los gatos pueden experimentar las siguientes malformaciones o enfermedades que recuerdan al Síndrome de Down:

  • Baja estatura
  • Hidrocefalia (cabeza de agua)
  • Malformaciones físicas con debilidad muscular
  • ceguera
  • entrecerrar los ojos
  • sordera
  • malformaciones del cráneo y la cara
  • malformaciones de la mandíbula
  • dientes desalineados

¿Cómo ocurre eso?

La mayoría de las veces es la endogamia, la endogamia o las mutaciones genéticas espontáneas que conducen a malformaciones físicas o defectos cardiacos congénitos y otros daños a los órganos.

A veces el gatito no puede desarrollarse adecuadamente en el útero porque la madre se enfermó durante el embarazo. Los gatitos recién nacidos también pueden verse afectados en su desarrollo por enfermedades. además, algunas infecciones como la secreción nasal del gato o el Sida reducen las defensas de un gato.

Si las propiedades mentales de un gato parecen ser limitadas, la causa suele ser una socialización insuficiente y una cría inadecuada. Esto puede conducir a problemas conductuales, así como a enfermedades mentales como depresión o trastornos de ansiedad. Los gatos viejos también pueden desarrollar demencia como los humanos, lo que limita su capacidad intelectual independientemente de su historia de vida.

Estas leyendo: La razón por la cual no pueden existir gatos con Síndrome de Down