Saltar al contenido

Adoptar un Gato

 

Es precioso poder darle a cualquier animal la posibilidad de sentirse amado.

Brindarle una segunda oportunidad para ser feliz a un gato o a cualquier otro animal es una de las mejores cosas que puede hacer una persona.

Además, ¿existe algo más bonito que los gatitos bebés?

Muchos de ellos han perdido su hogar por diversas razones o han llegado a un punto en el que no pueden sobrevivir por sí solos.

Debemos ser conscientes de que los animales abandonados son un problema en crecimiento hoy en día. Adoptar un gato va a llenar tu vida de nuevos matices, de alegría, de juegos, de cariño… pero no hay que olvidar de que estás asumiendo una responsabilidad.

adoptar un gato
Photo by Sarah Pflug from Burst

Se trata de una vida y no de un capricho pasajero y eso implica que le has de proveer de espacio, tiempo y paciencia

¿Por qué adoptar un gato?

Si estás pensando en adoptar un gato porque le hace ilusión a tu hijo, lo mejor que puedes hacer es asegurarte de que no va a ser una alegría que dure 3 días.

A los niños hay que inculcarles valores como el respeto a la vida y la responsabilidad de ponerte a cargo de animales de compañía. 

Por contra parte, tener una mascota es el mejor entrenamiento para ello, pero no debe sorprendernos de que al poco tiempo de venir el gatete la emoción de la novedad se vaya disipando.

Si esto ocurre debemos, con mucho cariño y paciencia, corregir a la criatura para que entienda que un animal no es un juguete. 

Si el gatito va a convivir sólo contigo, un adulto hecho y derecho, ¡no tengo nada que decirte! Supongo que ya conoces el significado de responsabilidad y sobre todo a la hora de hablar de un ser que depende completamente de ti. 

Te felicito por haber tomado la decisión de adoptar a un gato. No sólo estás ayudando a un animal que te aseguro que lo necesita, si no que estás colaborando con un montón de gente que se deja la espalda todos los días en los refugios a cambio de nada.

¿Qué debo tener en cuenta antes de adoptar?

Normalmente los animales reaccionan muy bien y se adaptan estupendamente a su nueva vida.

La gran mayoría de los gatos son muy agradecidos y empezarás a recibir amor gatuno prácticamente desde el principio. Pero no todos los animales que se encuentran en refugios o en acogida temporal han vivido una vida normal.

Muchos de ellos han pasado por los escenarios más horribles que nos podemos imaginar y por ello desconfían profundamente del ser humano.

Es nuestra tarea, con muchiiiiiiiiísima paciencia, volver a enseñarles a confiar. En ningún caso enfadarnos o desesperarnos por ciertos comportamientos.

Te aseguro que cuando tu gato empiece a confiar en ti, después de todo lo que tristemente ha vivido, esa experiencia va a ser irremplazable. 

Es muy bonito ver como ellos nos dan infinitas oportunidades después de todo. 

Tienes que asegurarte de que tu gato no ha hecho miguitas con otro minino en el refugio o en el lugar del que lo está sacando. Aunque son animales que se reponen rápidamente, echan de menos a sus colegas.

Si tienes la posibilidad de llevarte a su amigo, ¡muchísimo mejor! Además de esta forma, al tener algo conocido al lado, tardarán un abrir-cerrar de ojos en acostumbrarse a su nuevo hogar.

¿Cómo acostumbro a mi mascota a su nuevo hogar?

Una adopción no es cosa de un día. Si quieres adoptar un gato tienes que, con un poco de antelación, hacer los preparativos pertinentes en tu casa.

Si vives en un edificio, por favor te lo pido que le pongas mosquiteras a las ventanas. Lo ruego por experiencia propia. Los gatos no tienen vértigo y sí un gran instinto de libertad. Es un detalle pequeño que nos puede ahorrar una experiencia trágica y traumatizante, de verdad. 

Has de contar con comedero y bebedero limpios.

La comida es diferente si se trata de adultos o de un gato cachorro, puede incluso que le tengas que alimentar a base de preparado de leche especial para gatos bebé durante un tiempo.

Averigua la marca de comida que estaba recibiendo antes de llegar a tu dulce hogar y hazte con ella, así nos evitamos la posibilidad de algún que otro problema digestivo de adaptación.

Tanto si vives tú solo, como si tu casa parece la estación de Atocha, tu gato necesita un espacio que pueda identificar como propio.

Ya sea una esquina en una habitación, una cama de gato, el sofá, tu portátil… Son animales territoriales y les gusta ser dueños de cosas. (A los pocos días se convertirá en tu AMO y SEÑOR y tú ni te habrás dado cuenta).

Si tienes otros animales en casa, es cuestión de paciencia y tiempo. Al principio no les dejes juntos y solos, ya sea un gato, perro o agaporni, porque no va a salir bien.

Tiene que ser poco a poco y “despacito muy suavecito, nos vamos conociendo poquito a poquito”.

No te recomiendo que cojas al gato en brazos teniendo otros animales en casa cuando todavía no los conoce, te puede dejar la cara hecha un cuadro.

Ponte en una habitación, con ambos animales, y observa atento a ver qué hacen, y tú ya mides qué hacer.

Cuando son gatos lo más común es que se tumbe cada uno en una esquina mientras gruñen y te maldicen por haberles importunado en su hora del eterno dormir.

A los pocos días ya estarán jugando juntos, cuando se acostumbren al olor.

Los perros es más complicado si ninguna de las mascotas había convivido con la especie anteriormente.

Flipan mucho y arman un escándalo tremendo, pero no te preocupes, con tiempo y con el ojo siempre puesto en que el canino no le eche un bocao al gatete, todo irá bien.

gato y perro

Y bueno, por lo general no recomiendo que intentes acostumbrar a tu gato y agaporni.

No suele salir bien y a tu gato le volverá a entrar hambre a las pocas horas, así que no creo que valga la pena. Aplicamos lo mismo a cualquier ave o roedor doméstico.

Y por último, acostumbrar niños y gatos es quizás lo más complicado.

A los niños, como es natural, les encanta achuchar, aplastar, abrazar, besar, acariciar, toquetear, importunar, tirar, pellizcar, atropellar, sentarse encima, bailar encima…largo etc… con las mascotas.

Y es que hay que entender que los gatos nos consideran una especie inferior que no debería interrumpir su preciado tiempo.

Seriamente, el crío se puede llevar un arañazo del copón divino. A los gatos no les mola tener a alguien encima todo el día. Así es la vida.

Entérate también si tu gato dormía antes con una mantita o tenía mucho contacto con otro tipo de objeto que conserve su olor. Tenerlo en su nuevo hogar va a hacer la transición mucho más fácil.

Ten a mano algún juguete tipo rascador para que descargue su ira felina sobre él y un recinto con arena para que haga sus necesidades.

Y en general, dale tiempo. No lo manipules a no ser que sea estrictamente necesario y deja que explore por sí mismo las dependencias de su nueva propiedad.

Cabe decir que cuanto más joven es el gato menos tarda en acostumbrarse, pero no despreciemos a los gatos adultos, también merecen una segunda oportunidad, por muy monos que sean los cachorros.

¿Cuánto cuesta adoptar un gato?

Los costos son muy variables.

Depende mucho de si te lo está dando tu vecina del pueblo porque su gata ya va por la 4ª camada este año, o si lo adoptas en un centro.

En el primer caso te saldría gratis, aunque tienes la responsabilidad de llevarlo al veterinario y comprobar que todo va bien, además de ponerle los chips y vacunas obligatorios según la legislación vigente en cada caso.

En el segundo caso, que vas a un refugio y todo ese rollo, el coste va a oscilar entre los 50€ y los 100€, dependiendo de la edad del gato.

Pero, ¡NO ESTÁS PAGANDO POR EL GATO! Que quede claro que ese “precio” está justificado en la revisión veterinaria, microchip, las primeras vacunas, desparasitaciones…. 

Lo normal es que los refugios den a los animales sin esterilizar, pero hay casos en los que el animal ya llega operado a casa y con toda la atención veterinaria en regla. 

¿Dónde adoptar un gato?

¡Pues es muy fácil! Simplemente busca refugios por provincia o región de tu país y encontrarás miles de ellos especializados en la adopción de gatos.

Existen muchísimas asociaciones protectoras de animales que tienes redes sociales e incluso puedes ver una carta de presentación de los gatos y los perros en la misma web. 

Es necesario contar que una protectora de animales o un refugio para animales no le dan perros y gatos a cualquiera que pase por ahí, si no que se quieren asegurar de que el bicho pase a buenas manos y que va a estar seguro y feliz. 

Estas personas trabajan mucho para evitar que haya más animales callejeros y no van a permitir que que después de haber sacado a un animal de una situación tan lamentable vuelva a ella. 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad